Expertos cifran en 12.500 millones de euros al año el impacto de las especies invasoras en Europa

Un total de 207 especies exóticas consideradas invasoras deberían ser incluidas con urgencia en el listado de la Unión Europea (UE), según un estudio publicado en la revista Journal of Applied Ecology. Los expertos que han participado en su elaboración, entre los que hay investigadores españoles y representantes de BirdLife Europa, aseguran que la ampliación de la lista debe hacerse antes de 2020 porque los problemas que estas especies causan a los 28 Estados miembros suponen un coste superior a los 12.500 millones de euros al año.

El informe, titulado 'Lista de Especies Exóticas Invasoras preocupantes para la Unión Europea', destaca que actualmente hay 49 reconocidas dentro de esta categoría. De las aproximadamente 12.000 especies exóticas presentes en el continente, la mayoría son inofensivas porque no logran establecerse ni prosperar. Pero una minoría, entre un 10 y un 15% de ellas, provocan graves daños al medio ambiente porque compiten por el alimento y el espacio con la fauna y la flora autóctonas, siendo un factor principal de extinción y pérdida de biodiversidad. Son las consideradas invasoras, que también crean daños y pérdidas de tipo económico.

Jorge Fernández Orueta, técnico de SEO Birdlife que ha participado en la elaboración del estudio, asegura en declaraciones a EL MUNDO que "es importante atajar el problema lo antes posible porque hablamos de especies ya establecidas".

"Hay especies vegetales que pueden obstaculizar ríos y canales o erosionar las orillas hasta el punto de provocar inundaciones, otras afectan directamente a la agricultura y transmiten enfermedades y algunas afectan de forma directa a la biodiversidad", explica.

Los autores del estudio consideran que, de las 1.323 especies analizadas, unas 900 cumplen con los criterios para incorporarse al listado comunitario de Especies Exóticas Invasoras (EEI). Entre las 207 que tienen carácter prioritario figuran algunas como el visón americano, el eucalipto blanco o común y el eucalipto rojo, la serpiente rey, la planta lantana, el miná o mainate o la gambusia.

Además, ponen de manifiesto la necesidad de añadir otras 336 especies para una segunda fase que habría que acometer antes de 2025 y otras 357 para 2030. La importancia de ampliar el listado se debe a que la clasificación como EEI implica la prohibición de su posesión y comercio en el conjunto de la UE. A juicio de Orueta, estos plazos progresivos "son una herramienta que busca priorizar a la hora de tomar decisiones".

Coordinación europea y precaución

Por su parte, la organización a la que representa, SEO BirdLife, reclama una acción paneuropea coordinada porque, una vez que estas especies llegan a Europa, atraviesan con facilidad las fronteras. Además, aboga por aplicar el principio de precaución, que el propio Orueta se encarga de explicar: "Cuando se tiene una duda razonable de que una especie pueda causar un problema o se sospecha que pueda ser invasora, desde que se tienen las primeras evidencias hay que apostar por una opción prudente y actuar, aplicando los criterios de control o erradicación que sean necesarios", demanda.

España cuenta "con una de las legislaciones más avanzadas" en esta materia, según refleja el documento, que a la vez advierte de que la nueva legislación que prepara la UE es ambiciosa pero corre el riesgo de ser inútil si la lista actual de EEI permanece estancada en el número actual.

Por último, Orueta apunta al cambio climático como una dificultad añadida para mitigar este problema. "Para muchas especies, su principal y en ocasiones único límite de expansión es el frío invernal. La reducción de las heladas y unas temperaturas cada vez más suaves son aspectos que favorecen a unas determinadas especies invasoras. Hay muchas más especies en las zonas tropicales que en las polares, de modo que las zonas mediterráneas y costeras están mucho más amenazadas que las continentales", precisa.

"Es importante disponer de herramientas para la detección temprana de las nuevas especies que llegan. Cuanto antes se invierta cada euro destinado por un país europeo a controlar las especies invasoras y proteger su biodiversidad y sus propios recursos, mejor", concluye este experto.

Fuente: El Mundo

Dejar una opinión

Or