La deducción por inversiones “verdes” se puede seguir aplicando

inversionesverdesDesde el año 1996 y de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre Sociedades que entró en vigor al inicio de aquel ejercicio, las empresas que realicen inversiones que favorezcan la protección y mejora del medio ambiente podrán aplicarse una deducción en la cuota íntegra por las inversiones realizadas, siempre que cumplan los requisitos establecidos en la normativa reguladora de este impuesto. Como bien sabrán las empresas que se ha acogido alguna vez a este beneficio, para tener derecho a él es necesario haber solicitado y obtenido un Certificado de Convalidación que acredite que la inversión cumple lo establecido en la normativa de aplicación.

Las inversiones son aquellas que se realicen en bienes del activo material consistentes en instalaciones que tengan por objeto alguna de las siguientes finalidades: evitar o reducir la contaminación atmosférica o acústica procedente de las instalaciones industriales, evitar o reducir la carga contaminante que se vierta a las aguas superficiales, subterráneas y marinas, y favorecer la reducción, recuperación o tratamiento correcto desde el punto de vista medioambiental de residuos industriales propios.

Los porcentajes a deducirse dependen del año en que se puso en funcionamiento la inversión: del 10% antes de 2007, el 8% en 2007, el 6% en 2008, el 4% el 2009, el 2% a partir de 2010 y hasta el 5 de marzo de 2011, y el 8% desde el 6 de marzo de 2011 y hasta el 31 de diciembre de 2014. Como la reforma fiscal que se aprobó la nueva Ley 27/2014 del Impuesto de Sociedades, en vigor desde el 1 de enero de este año, eliminó este incentivo fiscal, a algunas empresas se les puede plantear la duda si todavía es posible acogerse a este beneficio fiscal.

La consulta vinculante contestada por Tributos el 28 de septiembre aclara esta cuestión sobre un caso concreto de una empresa con ejercicios coincidentes con el año natural que puso en funcionamiento en los ejercicios 2002, 2009 y 2014 determinadas inversiones medioambientales. Además, la sociedad asegura que todavía no ha solicitado el certificado de convalidación necesario para la aplicación de la deducción y que le resultó imposible hacerlo antes del día 1 de julio de 2015, por lo que se plantea solicitarlas con posterioridad a dicha fecha.

Tras recordar la normativa a aplicar, contesta Tributos diciendo que la deducción se podrá aplicar en el periodo impositivo en que los elementos objeto de inversión se encuentren en condiciones de funcionamiento, con arreglo a la normativa en vigor en dicho período, siempre que se posea el certificado de convalidación emitido por la administración competente, o en su defecto, siempre que con anterioridad al inicio del plazo de declaración del Impuesto correspondiente a dicho periodo, se hubiese solicitado el certificación de convalidación.

No obstante, sigue diciendo Tributos, la normativa establece la posibilidad de aplicar la deducción en otro periodo impositivo posterior al de puesta en condiciones de funcionamiento, siempre que con anterioridad al inicio del plazo de declaración del Impuesto correspondiente se hubiera solicitado dicho certificado de convalidación, y cuando la deducción se aplique dentro del plazo límite establecido en la normativa. En tal supuesto, la deducción deberá determinarse con arreglo a la normativa aplicable en su período de generación.

En concreto, para la inversión puesta en condiciones de funcionamiento en el año 2002, el plazo es de 15 años luego se puede aplicar la deducción hasta la declaración del año 2017. Para las inversiones realizadas en 2009, el plazo es el mismo, es decir, hay tiempo hasta la declaración de 2024. Y para las inversiones puestas en funcionamiento en 2014, el plazo termina en 2029. En todos los casos, será necesario que con anterioridad al inicio del plazo de declaración del impuesto correspondiente al periodo impositivo en que se pretenda aplicar la mencionada deducción medioambiental se hubiese, al menos, solicitado la expedición de la certificación de convalidación de la inversión medioambiental. Así pues, si en la declaración correspondiente a este año, la que se presentará al inicio de verano de 2016, se piensa aplicar la deducción habrá que solicitar el certificado antes de acabar el presente año.

Fuente: Ecoiuris

Deja un comentario

Or