Según los auditores de la UE, debe reforzarse la supervisión ejercida por la Comisión Europea de la aplicación del Derecho de la UE.

publicado en: Información, Legislación | 0

 

 

Según un nuevo análisis panorámico del Tribunal de Cuentas Europeo, la Comisión Europea puede reforzar aún más su control del modo en que los Estados miembros aplican el Derecho de la UE.

 

 

 

El análisis se centra en las actividades de supervisión de la Comisión e identifica los desafíos y oportunidades que se presentan. Asimismo, señala la necesidad de transparencia, rendición de cuentas y auditoría en la aplicación del Derecho de la UE.

En virtud del Tratado de la Unión Europea, la Comisión Europea tiene la obligación de supervisar la aplicación del Derecho de la UE por los Estados miembros. Esta función es esencial para garantizar los resultados y la rendición de cuentas generales de la UE. Las actividades de supervisión de la Comisión se centran en gestionar el riesgo de que los Estados miembros cometan posibles infracciones del Derecho de la UE que puedan dar lugar a procedimientos formales de infracción. El análisis de los auditores abarcó distintos ámbitos políticos en que los Estados miembros deben aplicar el Derecho de la UE en su jurisdicción y las actividades de supervisión de las direcciones generales de la Comisión responsables de dichos ámbitos.

Un análisis panorámico no es una auditoría. Presenta descripciones y exámenes basados en la información publicada y en información que los participantes en el análisis acuerdan hacer pública. En palabras de Leo Brincat, Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable del análisis, «la Comisión se encuentra ante un panorama jurídico complejo, tanto en la UE como en los Estados miembros, que hace difícil la supervisión de la aplicación del Derecho de la UE. Nuestro análisis destaca una serie de oportunidades para reforzar la función supervisora de la Comisión basándose en mayor medida en elementos clave y puntos fuertes de su enfoque actual.» Varios factores inciden en el riesgo de que se cometan infracciones y plantean desafíos a la supervisión de la aplicación del Derecho de la UE, como el volumen del corpus jurídico que se ha de supervisar y la complejidad de numerosos instrumentos jurídicos, la relativa disponibilidad de los fondos de la UE y la existencia de alternativas al procedimiento de infracción en distintos ámbitos políticos, así como las disposiciones legislativas y de supervisión en los Estados miembros.

Los auditores señalan una serie de maneras en las que la Comisión ha respondido hasta ahora: Ha establecido prioridades para el control del cumplimiento y bases de referencia para manejar las denuncias de los ciudadanos y las presuntas infracciones. Ha organizado su supervisión por ámbitos políticos y la ha integrado en su programa de mejora de la legislación, el sistema de concepción de políticas y leyes de manera que logren sus principales objetivos, permitiendo opciones públicas basadas en datos concretos. Además, verifica sistemáticamente el modo en que la legislación de la UE se ha incorporado a la legislación nacional, analiza las denuncias de los ciudadanos y lleva a cabo investigaciones para detectar presuntos casos de incumplimiento y ha reforzado el intercambio de información con los Estados miembros para fomentar la conformidad. Asimismo, se comunica directamente con las partes interesadas e informa públicamente de sus actividades de supervisión.

El análisis también proporciona ejemplos del trabajo de las entidades fiscalizadoras superiores de los Estados miembros con respecto al cumplimiento a nivel nacional y señala los ámbitos en los que el Tribunal de Cuentas Europeo puede realizar trabajos sobre los dispositivos de supervisión a nivel europeo.

Los auditores presentan una serie de consideraciones sobre el modo en que la Comisión Europea podría afrontar los retos y aprovechar las oportunidades de mejora señaladas en su análisis. Invitan a la Comisión a plantearse el refuerzo de su función supervisora:

• aplicando el enfoque de mejora de la legislación a su política de control del cumplimiento y llevando a cabo un balance de sus actividades de supervisión:

• utilizando el presupuesto de la UE de manera más coordinada para garantizar la aplicación del Derecho de la UE por los Estados miembros;

• instando a direcciones generales de distintos ámbitos políticos a compartir sus conocimientos y experiencia sobre los Estados miembros;

• fomentando el cumplimiento de un modo más orientado a las necesidades de los distintos Estados miembros y más coherente entre los distintos ámbitos políticos;

• desarrollando prioridades en el control del cumplimiento y bases de referencia que se integren en un marco general de supervisión del cumplimiento;

• facilitando más información agregada y análisis a las partes interesadas

Fuente: Tribunal de Cuentas Europeo

Deja un comentario

Or