Ambienta 45, Consultoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad (miembro de la European Innovation  Partnership on Active and Healthy Ageing), comienza  con este artículo una serie dedicada a compartir nuestra visión  sobre el desarrollo de las iniciativas en las que participamos y, en general, sobre el buen hacer de quienes forman parte de esta nueva manera de entender la innovación en Europa, especialmente en el ámbito del Envejecimiento Activo.

europa 2020La Estrategia Europa 2020, tiene como objetivo alcanzar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, con altos niveles de empleo, productividad y cohesión social. La Unión Europea ha identificado el Envejecimiento Activo y Saludable, como uno de los grandes retos de todos los países europeos y, al mismo tiempo, como una gran oportunidad para que Europa pueda encabezar la innovación y dar  respuesta a este gran reto en todo el mundo.

activ ageingEntre las iniciativas emblemáticas diseñadas por la Unión Europea para alcanzar sus objetivos, destacan las llamadas “European Innovation Partenership” (EIPs), que comprenden toda la cadena de valor de la investigación y la innovación. Las EIPs quieren ser una nueva forma de integrar la investigación y la innovación, para dar respuesta a desafíos ya identificados, que den lugar a resultados medibles.

Como muestra de la transcendencia que supone para el futuro de Europa la búsqueda de soluciones al reto del Envejecimiento de la población, la primera de estas “Asociaci­ones Europeas de Innovación” que se puso en marcha fue precisamente la “European Innovativon Partnership on Active&Healthy Ageing”(EIP-AHA), coincidiendo, además, con la celebración  durante el año 2012, del Año Europeo del Envejecimiento Activo.

Esta iniciativa nace con el objetivo principal de aumentar la esperanza de vida con buena salud  en dos años hasta el 2020, además del desarrollo de productos y servicios innovadores que ayuden a las persona mayores a mantenerse con buena salud, activas e independientes durante más tiempo. Por otra parte, esta iniciativa habrá de contribuir también a lograr que los sistemas sociales y de asistencia sanitaria europeos sigan siendo eficaces y sostenibles y promover la competitividad en los mercados.

Para alcanzar estos objetivos, la asociación se centrará en tres aspectos:

  1. La prevención y promoción de la salud – tecnología médica, medicamentos y tratamientos para enfermedades crónicas y otros problemas relacionados con la edad.
  2. Asistencia sanitaria y social integrada para las personas mayores, mejorando los cuidados a domicilio y los cuidados propios, y nuevas soluciones innovadoras a gran escala para la asistencia prolongada a los mayores.
  3. Una vida activa e independiente para las personas mayores, asistidas por productos, dispositivos y servicios innovadores.

Además, consideran aspectos horizontales como los regulatorios, la financiación, etc.

En este momento están en marcha las seis líneas de acción abiertas en 2012: 

  • Acción A1.- Fórmulas innovadoras para asegurar que los pacientes siguen sus prescripciones -una acción concertada en, por lo menos, 30 regiones europeas.
  • Acción A2.- Soluciones innovadoras para impedir caídas y apoyar el diagnóstico temprano para las personas de edad avanzada.
  • Acción A3.- Cooperación para ayudar a prevenir la fragilidad y el declive funcional, con un foco particular en la desnutrición.
  • Acción B3.- Difundir y promocionar modelos de cuidado integrado exitosos e innovadores para enfermedades crónicas entre los pacientes de edad avanzada, tales como la monitorización remota.
  • Acción C2.- Mejorar la asimilación de soluciones TIC para una vida independiente interoperables mediante estándares globales para ayudar a personas de edad avanzada a permanecer independientes, móviles y con actividad más tiempo.
  • Acción D4.- Además, favorecer el trabajo en red y el compartir conocimiento sobre la innovación para edificios, ciudades y los entornos amigables con la edad avanzada.

Precisamente, en este último Plan de Acción se enmarca el tema al que hacemos referencia en el título del presente artículo, puesto que la posibilidad de disfrutar de actividades de ocio, en general, y de turismo, en particular, en espacios naturales, supone una oportunidad de dimensiones aún poco exploradas, tanto para la persona como para el desarrollo social y económico de amplias zonas del territorio europeo.

Desde Ambienta 45, apostamos desde hace tiempo por la valorización de los recursos naturales como instrumento de diferenciación para productos y servicios. Creemos que la riqueza medioambiental de Europa debe ser considerada uno de los pilares básicos del tan repetido “desarrollo sostenible” y, como tal, ha de ser un valor diferencial para las actividades que se desarrollan en estos territorios. Es por esto que creemos en la necesidad de estudiar la forma en que esta riqueza natural ha de formar parte de esa respuesta europea a los retos mundiales del envejecimiento.

Durante esos dos años, desde el lanzamiento de esta primera EIP, hemos trabajado junto con el resto de miembros del Grupo de Trabajo D4Innovation Age-friendly buildings, cities and environnmets”, en la investigación y análisis de las necesidades para el diseño de estos entornos favorables, pero también en la propuesta de iniciativas innovadoras en la materia.

Turismo y ocio en espacios naturales, así como la búsqueda de los beneficios que para la salud y el bienestar de las personas mayores supone el contacto con estos espacios, constituyen una nueva forma de entender el concepto de entorno favorable. También significa una oportunidad real y posible para el progreso y el empleo en gran parte del territorio europeo y, sobre todo, de los espacios rurales.

dehesaComo ha reconocido la propia Organización Mundial de la Salud, los entornos físicos y sociales son  determinantes para que las personas mayores puedan mantenerse sanas, autónoma e independientes durante más tiempo. Construyendo entornos favorables para las personas mayores, podemos eliminar las barreras y empoderarlas para un envejecimiento de calidad física y mentalmente, promover su  inclusión social y la participación activa (enmarcada en el concepto de ciudadanía), en un escenario de gran calidad de vida.

Ya en el año 2007, el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto señalaba en su estudio “La experiencia de ocio y su relación con el envejecimiento activo” (Goytia Prat & Fernández Lázaro, 2007), la paradoja de que «en una sociedad apodada “del ocio” y en una etapa del ciclo vital en la que el tiempo libre y, específicamente el ocio, cobra especial importancia, poco se había  trabajado sobre el papel del ocio como determinante de un envejecimiento activo. El ocio y, concretamente, los beneficios que este comporta para el ser humano, lo convierten potencialmente en un elemento de suma importancia en el conjunto de determinantes que favorecen el envejecimiento activo».

Más recientemente, en el año 2012, este mismo Instituto publicaba “La contribución del ocio al envejecimiento satisfactorio de las personas mayores en Bizkaia” (Jaime Cuenca & Monteagudo, 2012), que aborda el fenómeno del ocio más allá de su mera conexión con el tiempo libre, para demostrar «cómo las conceptualizaciones más vanguardistas del ocio en/para el siglo XXI no centran su interés ni en las prácticas ni en el tiempo libre, sino en el valor experiencial que subyace al ocio humanista, aquél que tiene una bien probada incidencia en la calidad de vida de las personas y una de las condiciones necesarias para el envejecimiento satisfactorio».

Si aún es reciente el estudio sobre la influencia del ocio y el turismo en un envejecimiento activo, el análisis de la relación entre el contacto con la naturaleza y la salud o bienestar de las personas no es precisamente una disciplina con amplia  tradición científica.

Aunque es algo que forma parte del imaginario colectivo (quién no ha participado del consejo “hay que respirar aire puro”, o “el sol es la mejor vitamina”), lo cierto es que la ciencia y en concreto las ciencias de la salud se han orientado, sobre todo a partir de la segunda guerra mundial, hacia la investigación tecnológica o farmacológica, olvidando en muchos casos el efecto terapéutico que la naturaleza ejercer sobre las personas.

Sin embargo, desde hace unos años la comunidad científica está volviendo a poner sus ojos en la llamada capacidad “restorative” de la naturaleza y en la estrecha relación que existen entre la salud y el medio ambiente (“Greenspace design for health and well-being” (Shackell & Walter, 2012)).

WHO - OMS Organización Mundial de la Salud En un reciente estudio de la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS, WHO por sus siglas en inglés), titulado “Health and the Environment in the WHO European Region: Creating resilent communities and supportive environnments” (Organización Mundial de la Salud (OMS) – Europa, 2013), se insta a todos los países europeos a promover unos sistemas sanitarios sostenibles desde el punto de vista medioambiental, apostando por reducir el impacto de los tratamientos y las infraestructuras sanitarias en el medio ambiente pero, también, apostando por la utilización de las propiedades terapéuticas  de la misma (greening health services, green spaces, etc.).

Unido a todo lo anterior, la Unión Europea otorga una importancia fundamental para el futuro de la economía europea a la industria del turismo y dentro de este sector, cobra una especial relevancia el llamado “Turismo Senior”, puesto que ante los cambios demográficos que se están produciendo a nivel mundial, es este grupo de población el que dispone del tiempo y los recursos suficientes para desarrollar esta actividad. De ahí que hace unos meses, la Comisión Europea presentase la iniciativa “Europe: best destinations for senior”, con el fin de unir esfuerzos para convertir a Europa en el destino mundial de referencia para las personas mayores de 55 años.

El hecho de vivir y trabajar en una región transfronteriza, Extremadura (España) y Alentejo (Portugal), con una extensa red de espacios protegidos y unas condiciones únicas para el turismo y el ocio  de calidad, aunque con graves dificultades para llegar a algunos mercados y con altos índices de desempleo,  nos impulsaron a poner en marcha un nuevo concepto de Turismo Senior, al que hemos denominado “Activ Senior Tourism”, junto con Catalina Hoffmann Holding Group. Este concepto pretende convertirse en un referente en el diseño de destinos turísticos sostenibles para los Seniors Activos en toda Europa.

En los próximos artículos continuaremos desgranando este ambicioso proyecto, que transversaliza la salud, el medio ambiente, y el ocio y la cultura en el diseño amplio de modelos de envejecimiento activo, específicamente en el sector del turismo.

17 diciembre 2013

J. García Collado – Experta Dcho. Medioambiental. Miembro EIP – AHA UE.


102304139EIP AHA - Ambienta45

activ seniors

EIP – AHA

ACTIV SENIORS

 


Referencias

Goytia Prat, A., & Fernández Lázaro, Y. (2007). La experiencia de ocio y su relación con el envejecimiento activo. Instituto de Estudios del Ocio – Universidad de Deusto, Bilbao.

Jaime Cuenca, M. J., & Monteagudo, F. B. (2012). La Contribución del Ocio al envejecimiento satisfactorio de las personas mayores en Bizkaia. Instituto de Estudios de Ocio – Universidad de Deusto.

Organización Mundial de la Salud (OMS) – Europa. (2013). Health and the Environment in the WHO European Region: Creating resilent communities and supportive environnments. OMS – Europa, Copenhagen – Denmark.

Shackell, A., & Walter, R. (2012). Greenspace design for health and well-being. NHS Forest. Edinburgh (UK): Forestry Commission.