climaAsí le llamen alarmista, Sir David King tiene una misión en esta vida: "Intentar convencer a los políticos y a la opinión pública de que el cambio climático es una amenaza existencial para la humanidad". En su papel de "embajador del clima" del Foreign Office, el venerado físico y químico ha recorrido más de 60 países y ha reunido a decenas de científicos de todo el mundo para contribuir al informeCambio Climático: una evaluación del riesgo.

 

"Los Gobiernos tienen que poner la amenaza del clima la mismo nivel que la seguridad nacional, la estabilidad financiera o la salud pública", sostiene King. "Lo que han hecho hasta ahora los políticos es a todas luces insuficiente. Los compromisos previos a la cumbre de París apenas servirían para retrasar ocho meses el momento en que se superaríamos la línea crítica del aumento las temperaturas de dos grados, con respecto a la era preindustrial.".DavidKing

"En España, por ejemplo, se tendría que hacer más para hacer frente a la desertización, las sequías y las olas de calor, que son las amenazas más inminentes", declara el "embajador del clima" británico. "Cada país y en cada región tiene que hacer su propia evaluación del riesgo ante escenarios como los dos grados, los cuatro grados o incluso los siete grados. Tenemos que estar preparados para los peores escenarios posibles y actuar en consecuencia".

Arropado entre otros expertos por Daniel Shrag, Zhou Dadi, Qi Ye o Arubabha, y bajo la dirección de Simon Sharpe, David King advierte que cualquier escenario que no reduzca las emisiones de CO2 a cero resultará en un aumento considerable de los riesgos. "Y ese escenario sólo será posible acelerando la innovación en la tecnología energética", advierte King, impulsor del Programa Apolo  para las energías "limpias". "Es urgente avanzar en el almacenaje de la energía solar y eólica, en la sustitución del petróleo en la flota automovilística, en una mayor eficiencia energética a gran escala, en la captura de carbono y en las posibilidades de las energía nuclear".

Dicho lo cual, éstas son algunas de las conclusiones del informe Cambio Climático: evaluación del riesgo recién presentado en inusual escenario de la Bolsa de Londres:

1. Calor. En el futuro, las temperaturas superiores a 42 grados (a la sombra) estarán al orden del día en numerosas partes del planeta y podrán ser potencialmente letales. Las olas de calor como las del 2003 en Europa serán más frecuentes. Habrá cada vez más zonas en el norte de India, el sureste de China y el sureste de Estados Unidos que serán "inivivibles" para los seres humanos.Alimentos.

2. Las cosechas tienen una tolerancia limitada a las altas temperaturas. En un escenario de aumento de 4 a 5 grados, el 75% del arroz y el 25% del maíz posiblemente se perderían. El cambio climático puede ser una gran amenaza a la seguridad alimentaria global. Las pérdidas en biodiversidad serán incalculables.

3. Agua. El número de personas expuestas a la escasez de agua se duplicará de aquí a mediados del siglo por el efecto combinado del aumento de la población y del cambio climático. Una de las regiones más afectadas será la de las cuencas del Tigris y el Eufrates, que podrán padecer un gran carestía de agua en el 2030. Los dos grandes ríos podrían secarse en el 2070.

4. Inundaciones. Siguiendo la tendencia actual, en una hipótesis de altas emisiones, los episodios de inundaciones que ocurren cada 30 años en los ríos Amarillo, Indo y Ganges podrían suceder con una frecuencia hasta diez veces mayor de aquí a finales de siglo. O sea, una inundación cada tres años.

5. Sequías. La incidencia de las sequías afectando directamente a las cosechas podrían duplicarse a nivel mundial e incliso triplicarse en la mitad sur de Africa. En Estados Unidos y en el Sur de Asia, se podrían dar el peor escenario posible con una recurrencia de las sequías hasta cuatro veces el nivel "normal".

6. Costas. Con un aumento del nivel del mar de un metro, las inundaciones que ahora ocurren una vez cada 100 años serían 40 vedes más probables en una ciudad con Shanghai, 200 veces más probable en Nueva York y hasta mil veces más probables en Calcuta. Los planes de adaptación de las ciudades costeras deben ser absoluta pioridad .

7. Seguridad. El cambio climático puede contribuir a la inestabilidad social y al conflicto en combinación con otros factores, como ocurrió con la sequía que afectó a Siria entre el 2007 y el 2011. Existe un vínculo cada vez mayor entre condiciones climatológicas extremas y los estados "fallidos", que pueden convertirse en caldo de cultivo del terrorismo.

8. Inmigración. La combinación de estados "fallidos", la carestía de agua y la busca de tierra productiva puede ser la fuente de nuevos conflictos y propiciar oleadas de "inmigrantes climáticos" en Africa y Asia. La capacidad de la comunidad internacional para hacer frente a la asistencia humanitaria se verá seriamente comprometida y desbordada.

9. Economía. La estimaciones del Informe Stern del 2006 siguen básicamente inalteradas: la acción ante el cambio climático puede "costar" del 1% al 2% del Producto Interior Bruto anual, mientras que la inacción puede suponer una pérdica a medio y largo plazo entre el 5% y el 20% del PIB global.

10. Política. Es necesario acelerar el desarrollo de las tecnologías limpias ya disponibles y multiplicar la inversión en I+D en energía (que hoy por hoy es apenas el 2% de lo que se invierte en la totalidad de los sectores a nivel global). Los Gobiernos deberían incentivar el desarrollo de las energías renovables y prevenir la inversión en infraestructuras "altas en carbono" para avanzar hacia un escenario de "emisiones cero".

 

Fuente: El Mundo