La Guardia Civil crea la Oficina Central Nacional de análisis de información sobre actividades ilícitas medioambientales

 

 

La OCN se crea en el seno de la estructura de la Jefatura del SEPRONA con participación de organismos e instituciones con competencia en la materia

La Oficina Central Nacional impulsará la coordinación y optimizará el potencial disponible para hacer frente a las amenazas contra el medioambiente

La creación de la OCN ha contado con el apoyo europeo a través del proyecto Life Nature Guardians

 

 

La Guardia Civil con la estrecha colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico en el marco del programa europeo Life Nature Guardians, contribuye una vez más a la protección del medioambiente con la creación de una Oficina Central Nacional como punto de contacto ante los organismos nacionales e internacionales en lo relativo al análisis de información sobre actividades ilícitas medioambientales.

El Plan de Acción Español contra el Tráfico Ilegal y Furtivismo Internacional de Especies Silvestres (TIFIES), pone de manifiesto el elevado impacto económico asociado a actividades ilícitas en ese ámbito, lo que constituye un especial atractivo para grupos de delincuencia organizada, cuya implicación en este ámbito está aumentando exponencialmente.

El Tráfico Ilegal y el Furtivismo suponen una seria amenaza para la biodiversidad, la supervivencia de algunas especies y la integridad de los ecosistemas, al tiempo que alientan conflictos, amenazan la seguridad nacional y pública en las zonas de destino y a nivel internacional. España, a través del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD) ha sido uno de los primeros países en llevar a cabo la trasposición del Plan de Acción Europeo.

Entre los objetivos del Plan de Acción Español se contempla la potenciación de la capacidad de todos los eslabones de la cadena coercitiva y del poder judicial para que se puedan tomar medidas efectivas contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies silvestres, mejorando para ello a nivel nacional la cooperación, la coordinación la comunicación y el flujo de datos entre las agencias competentes.

En este contexto se crea la Oficina Central Nacional en la Jefatura del SEPRONA como punto de contacto ante los organismos nacionales e internacionales.

Corresponden a la Oficina Central Nacional las siguientes funciones:

  • Impulsar la cooperación, coordinación, asesoramiento y comunicación de las actuaciones a nivel nacional en la conservación y protección de la naturaleza y el medio ambiente, los espacios protegidos, los recursos hidráulicos, la caza y la pesca, y en la lucha contra el tráfico ilegal de especies silvestres y el maltrato animal.
  • Ser punto de contacto ante los organismos nacionales e internacionales.
  • Analizar informaciones recibidas sobre actividades medioambientales, generar inteligencia con base en las mismas y difundirla a los organismos interesados en ella, ya sean nacionales o internacionales.
  • Elaborar los informes técnicos necesarios para la persecución de actividades ilícitas medioambientales.

La creación de esta Oficina se enmarca dentro del proyecto financiado por el programa Life de la Unión Europea, coordinado por Seo Birdlife, que pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza, especialmente aquellos cometidos contra los hábitats y la fauna silvestre en España, Portugal y en otros seis países de la UE y reducir así en un 20% la mortalidad de fauna por actos delictivos, incrementar y mejorar la detección e investigación de los delitos ambientales y concienciar a la sociedad sobre el importante impacto que tienen este tipo de actos en la conservación de la naturaleza y en nuestra propia salud y bienestar.

Fuente: www.guardiacivil.es

La Guardia Civil aprueba el Plan de Sostenibilidad 2021-2025

Con este Plan se pretende contribuir al conjunto de acciones desplegadas a nivel nacional para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Agenda 2030 de Naciones Unidas
Se articula a través de cinco ejes de proyección (gobernanza, capital humano, social, medio ambiente y comunicación), sobre los que a su vez se despliegan 25 compromisos para impactar sobre los ODS de la Agenda 2030
Se trata de una continuación al primer Plan de Sostenibilidad, creado en 2016 y que estuvo vigente hasta el pasado año, con el que se contribuyó al desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la Institución

 

La Guardia Civil ha aprobado el Plan de Sostenibilidad 2021-2025 con el fin de contribuir al conjunto de acciones desplegadas a nivel nacional para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Este Plan se articula a través de cinco ejes de proyección (gobernanza, capital humano, social, medio ambiente y comunicación), sobre los que a su vez se despliegan 25 compromisos, que son las responsabilidades que la Institución asume de forma voluntaria en materias vinculadas a la sostenibilidad para impactar sobre los ODS de la Agenda 2030.

Con esta finalidad y en función del análisis de los ODS realizado, se establecerán 50 Áreas de Actuación a nivel interno, dentro de las cuales, la Guardia Civil desempeñará un catálogo de 100 elementos sobre los que rendir cuentas posteriormente de los logros alcanzados para cada una de ellos.

El Plan se ha confeccionado mediante un proceso a través del cual se ha determinado qué asuntos, desde la perspectiva de la sostenibilidad, la Guardia Civil puede afrontar a través de su actividad y procesos internos, teniendo en cuenta para este proceso a distintos grupos de interés. El resultado de este proceso es lo que se refleja dentro de la estructura del Plan.

Para la elaboración del Plan se ha seguido las siguientes actuaciones:

  • Revisión del Plan de Sostenibilidad 2016-2020
  • Proceso de benchmarking respecto a laos sistemas implementados por parte de otras organizaciones
  • Mecanismos de comunicación y participación activa para su definición a distintos niveles
  • Asesoramiento por  parte de Forética, así como las aportaciones por parte de otras organizaciones especializadas en materias concretas dentro del Plan

Antecedentes

Este Plan es una continuación del primer Plan de Sostenibilidad, creado en 2016 y que estuvo vigente hasta el pasado año, con el que se contribuyó al desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la Guardia Civil, entendida como el compromiso de la Institución a contribuir con sus acciones (más allá de su misión de garantizar la seguridad pública y asistir a los ciudadanos de forma excelente y cercana), al mejoramiento social, económico y ambiental. En definitiva, seguir siendo un Cuerpo de naturaleza militar, que presta un servicio policial a la ciudadanía desde una intensa vocación de modernidad y cercanía, hasta convertirlo en un referente de calidad, versatilidad y disponibilidad.

La sostenibilidad es el mecanismo característico de la competitividad de un país, de su transformación hacia una sociedad y una economía más productiva, llevadera e integradora. A su vez, el sector público, es especialmente responsable de este desarrollo sostenible global de la sociedad.

Por ello, la Guardia Civil, con su trabajo diario, trata de contribuir a este fin, con esfuerzos hacia la reducción de la pobreza, preocupación constante por aspectos medioambientales, reducción de desigualdades y en el campo de la paz, la justicia y las instituciones sólidas. Complementariamente y siempre con la vocación de sostenibilidad, impulsa adicionalmente acciones en materia de igualdad y diversidad, el servicio comprometido, el consumo responsable para el fortalecimiento como institución, que dan una garantía de servicio excelente a la sociedad.

Las Memorias de RSC posibilitarán mostrar el desarrollo anual del Plan de sostenibilidad 2021-2025, manteniéndose permanentemente abiertos los canales de comunicación con los grupos de interés para llevar a cabo las revisiones puntuales que se consideren convenientes

El Seprona investigó a más de 3.900 personas por delitos contra el medio ambiente en 2020

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil detuvo e investigó durante el pasado año a un total 3.957 personas por delitos relacionados con el medio ambiente. Durante este periodo de tiempo, se han tramitado también más de 200.000 infracciones administrativas. Este año se destaca especialmente las infracciones a la normativa sobre sanidad pública por el uso irregular de mascarillas y residuos relacionados.

 

 

Los delitos que más han aumentado son los relacionados con el maltrato animal, la caza y los relativos a la protección sobre la flora y la fauna.  Los detenidos por furtivismo aumentan, más de 250, fruto de los esfuerzos en distintas operaciones desarrolladas durante todo el año.

INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS

Destacan las infracciones administrativas en la normativa sobre vertidos y residuos, con 17.183 denuncias; las actuaciones relacionadas con animales de compañía, con 10.459; sanidad animal, con 8.427, y las actuaciones en materia de aguas, con 4.274 actuaciones.

También las 6.800 infracciones relativas a la normativa sobre los espacios naturales, flora y fauna, un 30% más que el año anterior, o las 5.711 sobre normativa de caza.

Asimismo, en relación con los delitos de incendios forestales, se han esclarecido, de un total de 352, el doble de delitos que el año anterior, con 330 detenidos e investigando.

RESIDUOS Y MEDIDAS SANITARIAS POR COVID-19

A raíz de la declaración del Estado de Alarma y de las consecuencias que está teniendo el desarrollo de la pandemia tanto en las personas como en el medio ambiente, el SEPRONA ha reforzado el control en la gestión de residuos sanitarios peligrosos y sus consecuencias.

La mala gestión individual de los guantes y las mascarillas usadas está incrementado la presencia de residuos plásticos en ríos y mares, problemática cuyo impacto ambiental ya se estaba intentando reducir dada la contaminación y daño que provoca en estos ecosistemas. Debido al gran volumen de actuaciones higiénico-sanitarias, la cifra de infracciones relacionadas se eleva a 130.221.

En cuanto a la investigación en la gestión de residuos y en la contaminación que pueden provocar, además de operaciones en materia de residuos bioinfecciosos, también se desarrollaron diferentes actuaciones también contra el tráfico ilícito de residuos, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Operación “Retrovirus”. Proyecto nacido en el seno de EUROPOL para abordar la problemática asociada a la gestión de residuos ligada a la explosión de la pandemia del SARS-COV-2. Se detuvo a 53 personas y se llevaron a cabo más de 500 inspecciones en 300 centros vinculados con la gestión de residuos sanitarios. Pese a que la mayoría de gestores de residuos cumplían con la normativa, se  detectaron graves irregularidades.
  • Operación «Hartie». La Guardia Civil y la Policía Municipal de Madrid, en el marco de la operación Hartie, desarticularon una organización delictiva dedicada a la gestión irregular de residuos en la ciudad de Madrid. Se detuvo e investigó a 42 personas por los supuestos delitos contra el medio ambiente, organización criminal, robo y hurto de residuos, blanqueo de capitales y traslados de residuos ilícitos al sudeste asiático, China e India principalmente.
  • Se acreditaron 278 traslados ilegales, con un peso de 67.300 toneladas y un valor de 10 millones de euros.

MALTRATO ANIMAL, ESPECIES PROTEGIDAS Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

Las intervenciones, investigaciones y operaciones relacionadas con maltrato y abandono de animales domésticos siguen la misma tendencia que años anteriores, si bien han aumentado ligeramente los delitos, con más de 630 detenidos e investigados.

En relación con el convenio CITES sobre el comercio internacional de especies silvestres, se han recuperado durante todo el año 2020 más de 750 especímenes entre aves, reptiles, mamíferos o anfibios, cifra bastante inferior al año pasado, así como 390 piezas de partes o derivados.

Las intervenciones relacionadas con la seguridad agroalimentaria y la salud pública disminuyeron respecto del año anterior, hasta un total de 117 delitos detectados y 259 detenidos e investigados.

COLABORACIÓN INTERNACIONAL

El SEPRONA viene desarrollado diferentes colaboraciones para el desarrollo de operaciones internacionales con organizaciones policiales como EUROPOL o INTERPOL. Igualmente, realiza operaciones conjuntas con policías europeas como la GNR Portuguesa, GNF francesa, Cuerpo de Carabinieri Italianos y con terceros países como la GRM Marruecos o la Policía Nacional de Colombia, entre otros.

Fuente: www.residuosprofesional.com

Cae una red de tráfico de especies con 200 animales con destino a Marruecos

La Guardia Civil ha detenido a los 10 supuestos integrantes de una red internacional dedicada al tráfico de especies y se ha incautado de unos 200 animales entre aves, mamíferos y reptiles que la red vendía en Marruecos, donde se ha descubierto un mercado emergente.

La operación, denominada Fennec, que se ha seguido por delitos de contrabando, comercio ilegal de especies, maltrato animal y falsedad documental, ha sido coordinado por Europol y ha contado con la participación de Portugal, Eslovaquia y Marruecos, informa en un comunicado la Guardia Civil.

 

La investigación se inició a raíz de la denuncia de un ciudadano a través de la organización conservacionista SEO/BirdLife, que lo puso en conocimiento del Seprona.

Los agentes, tras realizar un seguimiento sobre los ahora detenidos, comprobaron que adquirían los animales a distintos proveedores afincados en España y en otros países de la Unión Europea y tras almacenarlos en una tienda de venta de animales en Fuengirola y en un domicilio de Ronda (Málaga), los trasladaban de manera irregular hasta Marruecos.

La mayor parte de ellos contaban con diferentes grados de protección en la legislación específica tanto nacional como internacional.

La estructura de la organización se asentaba en cuatro personas. Una de ellas, con reiterados antecedentes por tráfico de especies, era la responsable de adquirir los especímenes en distintos países de la UE, además de España, Portugal, Alemania o Eslovaquia.

¿Hay que endurecer la ley para proteger más a los animales?

Para amparar la adquisición y transporte utilizaba una tienda de venta de animales situada en Fuengirola (Málaga), y con el objeto de evitar posibles trabas en los controles policiales, la red contaba con un veterinario colegiado que expedía las correspondientes cartillas sanitarias para animales exóticos.

Si bien los datos se cumplimentaban de manera parcial y sin dar de alta en los registros oficiales para no dejar rastro de los especímenes comercializados una vez éstos salían de España.

Un marroquí con residencia en Melilla se encargaba de dar salida a los animales en Marruecos. Para ello, contactaba con los compradores a través de redes sociales y contactos personales y se valía de “mulas” para el paso fronterizo entre Melilla y Nador, principal ruta utilizada para la salida de los animales.

Con esta investigación se ha acreditado la existencia de un mercado emergente en África que, a través de Marruecos, demanda una gran cantidad de animales exclusivos que se importan ilegalmente.

La relevancia de esta operación a nivel internacional reside en que, hasta el momento, no se había constatado que hubiera un mercado en Marruecos para este tipo de animales, principalmente aves y reptiles.

La operación Fennec ha sido desarrollada por la Unidad Operativa del Medio Ambiente (UCOMA) del Seprona de la Guardia Civil, con el apoyo de las Comandancias de Almería, Málaga y Melilla y la instrucción ha correspondido al juzgado número 1 de Fuengirola (Málaga).

Fuente: Efeverde  La Vanguardia

Imputados los responsables de una empresa de Cádiz por un vertido incontrolado

depósitoresiduosLa Guardia Civil ha imputado al gerente y al encargado de una planta de tratamiento de residuos de Puerto Real (Cádiz) por acumular y verter hidrocarburos sin autorización. La empresa, que ocupaba una parte de las instalaciones de la compañía estadounidense Delphi —que cerró en 2007 y está implicada en la trama de los cursos de formación—, había almacenado 5.000 toneladas de agua con las sustancias peligrosas en diversos depósitos. Los responsables de la entidad están acusados de delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y se ha procedido al cierre de la fábrica..

La investigación se inició porque la Guardia Civil detectó restos de hidrocarburos en la estación de bombeo de aguas residuales de Puerto Real, procedentes de las instalaciones de la antigua factoría Delphi. El filtrado de los residuos peligrosos se produjo a través de una arqueta de salida, que no debía estar activa desde la clausura de la fábrica, y que necesita ser activada manualmente para funcionar.

La Guardia Civil pidió a la empresa que justificase la presencia de hidrocarburos pesados en sus instalaciones y que aportase la documentación necesaria para su gestión. La empresa no contestó y los agentes inspeccionaron las instalaciones. Allí encontraron 5.000 toneladas de agua con hidrocarburos, distribuida en tres depósitos de entre cinco y seis metros de alto, y además hallaron restos de los residuos en las bombas de carga y descarga de los tanques de almacenamiento, así como mangueras para transportar el líquido a los camiones cisterna.

Evidencias del vertido intencionado

Los agentes tienen evidencias de que el vertido de residuos peligrosos se hizo de manera intencionada, al detectarse nuevamente restos de hidrocarburos en la arqueta de salida, que había sido limpiada por el Ayuntamiento de Puerto Real. Se descartó que la contaminación tuviese su origen en la red de aguas pluviales, ni que procediese del suelo contaminado de la factoría.

La Administración tiene constancia de que los depósitos estaban vacíos antes de que las instalaciones fueran alquiladas por la empresa, evidencia clave, según la Guardia Civil, de que sus responsables gestionaban los residuos sin autorización de manera intencionada.

Las autoridades han ordenado el cierre cautelar de las instalaciones y han prohibido su funcionamiento, para evitar posibles daños a las personas y al equilibrio de los ecosistemas. En caso de accidente, el vertido de las 5.000 toneladas de residuos peligrosos hubiera tenido graves repercusiones económicas, sociales y medioambientales, más aún al estar situado en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

En la actuación han participado agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Cádiz y funcionarios de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en la provincia.

Fuente: El País

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad