La experiencia de una ONG en la cadena alimentaria: Fundación Global Nature

La Fundación Global Nature, una entidad privada y sin ánimo de lucro, lleva 20 años tratando de conservar nuestro rico patrimonio natural, bajo la premisa de que en muchas ocasiones la conservación ha de ser y puede ser compatible con la actividad económica, pues es dicha actividad la que mantiene población rural en los campos, población y actividad que dan forma y vida al paisaje.Logo Fundación Global Nature

Los humedales son especialmente importantes en ese panorama, son espacios de enorme valor para la conservación de la flora y la fauna, porque del agua depende toda forma de vida. Y para conservar los humedales debimos entender que, al estar rodeados de espacios agrarios, era necesario integrar al sector agroalimentario en nuestras estrategias, fomentar la sostenibilidad agrícola de todos los actores de la cadena de suministro agroalimentaria.

Tras años de trabajo la Fundación entiende la sostenibilidad agrícola como una responsabilidad compartida, y como un prisma con múltiples caras. La agricultura genera alimentos y beneficios para la sociedad. En este sentido la Fundación trabaja en transmitir este mensaje al ciudadano, es decir, que la agricultura aporta seguridad alimentaria, fomento del desarrollo rural y servicios ambientales. Esos servicios que generan los espacios agrarios tienen un interés general, y todos somos beneficiarios de estos servicios, parece obvio que todos deberíamos tener un interés en fomentarlos. Sin embargo la generación de dichos servicios depende de actividades que recaen en un único actor, el agricultor. Por lo que todos deberíamos tener un interés en apoyarlos.

Partiendo de este concepto nuestros proyectos promueven el acompañamiento a agricultores, lo que significa establecer una relación de confianza mutua entre agricultores y asesores, especialmente en temas ambientales innovadores o desconocidos. También significa aprender mutuamente. Y nos interesa acompañar a los agricultores porque la adopción de prácticas sostenibles tiene un beneficio para todos:

  • los agricultores aumentan su competitividad a través de un mejor conocimiento del funcionamiento de su explotación, de la puesta en marcha de medidas de ahorro o eficiencia, dotando su producto de un valor añadido ante terceros.
  • los distribuidores: aumentan el control sobre la calidad de sus productos, aseguran el cumplimiento de estándares ambientales obligatorios, pueden trasladar el valor añadido a los consumidores.
  • los consumidores: pueden elegir un producto de calidad y respetuoso con el medio ambiente.

Un claro ejemplo de la complejidad de la sostenibilidad agraria es el cambio climático: el agricultor debe adaptarse a los nuevos escenarios climáticos, colaborar en la mitigación, ahorrar energía, diferenciarse… En el escenario actual nuestra agricultura produce el 16,6% de los GEI que emite España, y es además un escenario en el que tenemos compromisos de reducción muy significativos para 2020 y 2050. Uno de los proyectos de la Fundación, AgriClimateChange, ha demostrado que la agricultura tiene un alto potencial de mitigación, un potencial que además supone oportunidades de ahorro económico y Logo Campaña Business & Biodiversitymejora de la competitividad. La agricultura es el único sector que tiene la capacidad de ser sumidero, es decir, de fijar carbono; y aunque la agricultura no es un mercado de carbono, hay que reconocer el papel de algunas prácticas agrícolas en su fijación. Si bien la agricultura provee este servicio ambiental de interés general, para lograr que el sector agrario se adapte y se adelante al cambio climático se requiere el apoyo a gran escala no sólo de las autoridades europeas, nacionales y autonómicas, sino un compromiso firme de las multinacionales agroalimentarias. Para ello la Fundación promueve estrategias de Empresas y Biodiversidad, fomentando que todos estos conceptos se integren en la gestión empresarial, en las cadenas de suministro, en los precios y circuitos económicos, y en la información que recibe el consumidor.

Un caso concreto de nuestro trabajo es el proyecto “Legumbres Global Nature”: se trata de un proyecto que busca garantizar la protección de la biodiversidad. Veamos cómo:Lenteja PArdina - Fundación Global Nature

–          Este cultivo alimenta el suelo (mejora su fertilidad), alimenta a la avifauna esteparia y es una actividad compatible con la conservación de espacios protegidos de la red Natura 2000 donde se cultivan las semillas seleccionadas por la Fundación de variedades autóctonas  como son el garbanzos pedrosillano, la lenteja pardina y la castellana.

–          Se trata de producciones sostenibles porque cumplen los tres requisitos, favoreciendo el desarrollo en lo económico, en lo ambiental y en lo social. Tratamos de facilitar la comercialización diferenciada de estos productos, evitando intermediarios, y asegurando así que el agricultor recibe un precio justo, donde se incluye la remuneración por los servicios ambientales que estos cultivos suponen.

Hasta ahora la Fundación ha cedido la semilla autóctona (previa selección) a los agricultores ubicados en Red Natura 2000 que se han integrado en la iniciativa. Tras cosechar las legumbres la Fundación facilitó su entrada en circuitos cortos de comercialización, tras envasar el producto con una atractiva imagen que lo relaciona con la conservación de la biodiversidad. Actualmente estamos identificando producciones que aportan valor añadido a nuestros proyectos de conservación, como sucede en La Mancha Húmeda: realizamos una selección de producciones ecológicas del entorno de los humedales, producciones que contribuyen a la conservación de la flora y fauna esteparia (aceite y aceitunas,  pistachos, vino y vinagre, almendras…), por ser de carácter extensivo, por aplicar buenas prácticas ambientales (mínimo laboreo, uso de especies autóctonas, de secano, fomentado ahorro energético, control biológico de plagas, favorecer la cría de determinadas especies de avifauna o evitar daños a dichas especies en épocas sensibles…). La Mancha HúmedaY aunque actualmente tenemos especial interés en penetrar en circuitos ecológicos no nos conformamos con el aval “ecológico” (llamado también orgánico o biológico), ya que si bien garantiza que no se han utilizado químicos ni organismos genéticamente modificados (OGMs) en la producción, el sello no garantiza por sí solo la conservación de la biodiversidad.

 

Reflexión final

Diferentes organizaciones sin ánimo de lucro han entrado en el sector de la distribución agroalimentaria. El papel de las ONG en la cadena alimentaria es incipiente ya que hay enormes barreras propias del sector de la Distribución, tales como el precio al que podemos adquirir los garbanzos producidos sin valor alguno para la conservación del medioambiente, importados de países como USA o Canadá. En el lineal del supermercado no podremos competir con productos de marca blanca hasta que el consumidor no entienda el verdadero coste de esos productos. Debemos pues trabajar más en concienciar al consumidor.

Amanda del Río | Dirección de Proyectos de la F. Global Nature

Fuente: www.truefoodalliance.com

¿Dónde están las ONG´s? su papel en la sostenibilidad de la cadena alimentaria

DONDE ESTÁN LAS ONGs? Su papel en la sostenibilidad de la cadena alimentaria

Hace ya dos años, cuando TrueFoodAlliance® no era más que un sueño, viajamos a Berlín para asistir a una de las ferias más importante del mundo en el campo de la alimentación y, más concretamente, en el sector de Frutas y Hortalizas, la “Fruit Logistica”. Comprobamos que todo lo que leíamos en prensa, en revistas especializadas y en las redes sociales sobre la alimentación sostenible y el consumo responsable era algo más que un rumor y que, en efecto, el mundo estaba reclamando un cambio en el modelo de producción de alimentos.

Estas ganas  de verlo con nuestros propios ojos, fue lo que nos llevó a aterrizar en Berlín, a pesar de los 20 grados bajo cero que “disfrutaba” la bella ciudad hace ahora dos años: asistir a la conferencia titulada “Working together for Sustainable Agriculture”, organizada por Bayer CropScience para presentar su iniciataiva “Food Chain Partnership”, junto al gigante de la distribución Metro. Al igual que nosotros, profesionales de la agricultura, la alimentación y el medio ambiente de todo el mundo habían acudido a esa cita, con el fin de conocer esta nueva forma de colaboración. Había,  sin duda, una gran expectación

Básicamente, nos contaron que la agricultura sostenible es el único camino para afrontar el futuro de la humanidad, y que los consumidores reclamaban cada vez con más fuerza una mayor responsabilidad por parte de las empresas en el sistema alimentario. Para dar respuesta a ambos retos, Bayer, la gran multinacional de la industria agroalimentaria, nos contó su compromiso con la productividad, pero también con la responsabilidad social  y la sostenibilidad medioambiental .  Conscientes de su influencia en los productores agrícolas y en las dificultades que estos tienen para dar respuesta a las demandas cambiantes de la sociedad, idearon una nueva forma de colaboración con los agricultores, pero también con el resto de agentes que participan en la cadena alimentaria (exportadores, distribución, etc.). Este modelo asegura la producción de alimentos de gran calidad y respetuosos con los principios de la agricultura sostenible. En esta conferencia, además de los representantes de Bayer y Metro, pudimos conocer a  productores serbios e hindúes integrados en esta iniciativa.

CooperaciónSin embargo, lo que más llamó la atención entre gran parte del público fue, precisamente, la  pregunta que da título a este artículo: ¿Y dónde están las ONG´s? Si estábamos hablando de sostenibilidad, de reducir el consumo de recursos en la producción de alimentos, de proteger el planeta en definitiva, ¿cómo no abanderan ellas en este tipo de iniciativas? O, al menos, cómo no colaboran estrechamente con las empresas que están dispuestas a asumir su responsabilidad con el medio ambiente…

Dos años después de aquél viaje, se han multiplicado las iniciativas empresariales que buscan mejorar la sostenibilidad la cadena alimentaria y, paradójicamente, son las grandes empresas las que están liderando este cambio. Un simple vistazo a los programas de las diferentes Ferias de alimentación que se celebran en todo el mundo, permite comprobar que esto es más que una moda o un lavado de imagen.

Por esta razón, cuando pusimos en marcha TRUEFOODAlliance®  hace tan solo unos meses, quisimos ofrecer a las ONG´s un lugar destacado en nuestra Plataforma, que les permita comunicar los valores que defienden y los productos alimentarios que, gracias a su trabajo, está ayudando a conservar la biodiversidad y a recuperar muchas zonas rurales.

Como profesionales del sector medioambiental, conocemos de primera mano el trabajo que organizaciones como Fundación Global NatureSEO/BirdLife o Fundación Quebrantahuesos (por citar sólo unas cuantas), están realizando para conservar la biodiversidad de zonas tan emblemáticas como los Picos de EuropaTierra de Campos oDelta del Ebro, recuperando cultivos y colaborando con ganaderos y agricultores. Esto, unido a nuestro convencimiento de que el consumidor debe conocer el origen de sus alimentos y las consecuencias sociales, económicas y medioambientales que conlleva su producción, nos lleva a creer firmemente en los beneficios de este binomio empresa-biodiversidad/ Ong´s-industria agroalimentaria.Alimentación sostenible

Animamos a más organizaciones con esta capacidad a indagar en vías de colaboración con el resto de participantes de la cadena alimentaria, incluyendo empresas, convencidos de que sólo mediante la cooperación seremos capaces de mejorar la situación actual. Y así, tal vez, seamos capaces de dotar de contenidos y hechos conceptos como sostenibilidad y responsabilidad, que tanto nos gusta utilizar a todos en nuestros discursos. Os animamos a formar parte de TRUEFOODAlliance®.

Fundación Global Nature y sus legumbres ya forman parte de nuestra comunidad, pero aún faltáis muchos y estamos deseando conocer vuestro trabajo y probar vuestros productos.

Fuente: www.truefoodalliance.com

La dehesa, modelo único de biodiversidad, amenazada por la rentabilidad

ASAJA SEVILLA. 8/ENE/2014. La dehesa es un paraíso ecológico poblado de encinas y alcornoques en el que, durante generaciones, la actividad humana y el medio natural han convivido en armonía creando un modelo único de biodiversidad.

Andalucía tiene más de 1,25 millones de hectáreas de dehesas, es decir, un 14 por ciento de la superficie de toda la Comunidad Autónoma y la mitad de la superficie española de este ecosistema. Pero para que este modelo de biodiversidad siga vivo es fundamental que la dehesa sea rentable para agricultores y ganaderos.

Como explica el ganadero Arturo Hidalgo, los costes para este sector en Europa son muy superiores al de otros países no comunitarios por el valioso servicio que los ganaderos europeos prestan a la sociedad, como el mantenimiento de los hábitats o el bienestar animal.

La ganadería extensiva constituye el principal aprovechamiento. Diferentes especies, como el cerdo ibérico, el vacuno de carne, los toros de lidia, y ovejas y cabras pastan por este ecosistema, que ha sido moldeado por la mano del hombre a lo largo de los siglos.

Este ecosistema, único como modelo de biodiversidad y ejemplo de explotación sostenible de los recursos naturales está sin embargo amenazado por la alarmante reducción de la rentabilidad de algunas de sus producciones más emblemáticas, que como asegura Arturo Hidalgo, no podrían sobrevivir sin el apoyo de la Política Agrícola Común.

La conservación de la dehesa mediante la explotación ganadera tradicional debe ser uno de los objetivos de la política de protección del medio natural.

Además, la explotación de la dehesa que combina la producción forestal, agrícola y sobre todo ganadera constituye la principal fuente de renta y empleo en amplias zonas del medio rural español, contribuye a la cohesión social, evita el despoblamiento del territorio y previene los incendios forestales.

[Ver noticia]

Al lince se le acaba la comida

Al lince ibérico (Linx pardinus) se le están acabando las presas. Necesita para sobrevivir al menos un conejo al día, y que el felino más amenazado del mundo se quede sin su principal y casi exclusiva fuente de alimento puede suponer un importante problema en su conservación. Una nueva cepa de la enfermedad hemorrágico vírica del conejo (EHVc), que afecta a toda España, está torpedeando su reproducción en un núcleo tan importante como el parque natural de la Sierra de Andújar (Jaén). Esta zona ya tenía una densidad de conejos tradicionalmente baja, pero es muy rica en hembras de lince reproductoras. El año pasado se contabilizaron 53. En Doñana, el otro principal hábitat de este felino, hay 25 hembras, justo la mitad; pero no sufre tantas carencias de conejos.

La falta de alimento es un problema, porque si el lince no tiene el estómago lleno no se dedica a reproducirse, y entonces los planes de recuperación de la especie, como el programa Life Iberlince, pueden truncarse. El celo empieza justo en diciembre. “Tememos que se nos venga abajo el trabajo de los últimos 10 años”, afirma Ramón Pérez de Ayala, participante de WWF en Life Iberlince.

Gazapos 

Si el lince no encuentra conejos en su entorno también puede comenzar a desplazarse en busca de lugares con más alimento y exponerse a atropellos, motivo por el que mueren el 33% de estos felinos. En lo que va de año 13 de estos animales han muerto arrollados. La Junta de Andalucía prepara medidas de choque. “Vamos a reutilizar cercados construidos en 2002 para repoblar conejos y que no afecte a la alimentación”, detalla Simón. Hasta ahora se había intentado reducir la alimentación suplementaria, para tender hacia una población autosostenible y que las áreas de reintroducción se comunicaran. Los verdaderos efectos de la carencia de alimento no se percibirán hasta marzo de 2014, cuando llegue la temporada de cría.1386531176_891184_1386604840_noticia_grande

En los últimos meses, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha realizado un seguimiento de las poblaciones de conejo que ha confirmado una importante disminución de la densidad de las poblaciones. Varias fuentes coinciden en que se ha detectado la presencia de esta nueva cepa de la enfermedad hemorrágico vírica en 12 de las 13 muestras recogidas en Doñana o la Sierra de Andújar. En 2010 y 2011 dos importantes brotes de la enfermedad vírica del conejo, en su versión tradicional, ya provocaron un importante descenso poblacional de los conejos que se ha mantenido en el tiempo.

La nueva cepa convive con la antigua, que afecta principalmente a conejos adultos. La variante se detectó en 2011 en granjas cunícolas españolas y hace aproximadamente un año en zonas silvestres. El Ministerio de Medio Ambiente va a realizar en enero una reunión conjunta de los comités de fauna y flora y del comité de caza, a la que también se invitará a los responsables de sanidad animal, para abordar las formas de luchar contra esta nueva enfermedad. La Junta de Andalucía también debe de convocar otra reunión en febrero en el marco del proyecto Iberlince. Este programa tiene un presupuesto de 34 millones para el periodo 2011-2016. La Unión Europea financia un 61%, el resto lo aportan los demás socios.

Fuente: www.elpais.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad