Desde Ambienta 45, como uno de los promotores del primer grupo de trabajo hispano portugués para la investigación en materia de Salud y Naturaleza "CARE LAND", seguimos muy de cerca los avances que la investigación nos ofrece cada día en este campo.Hoy, compartimos el artículo que publica el periódico La Vanguardia, en el que hace referencia al estudio liderado por expertos del CREAL que muestra, entre otros beneficios,que junto a elementos naturales reduce el estrés:

pradera-primaveral

IMG_5637

"Disfrutar de espacios verdes y elementos relacionados con la naturaleza como los árboIMG_6548les mejora de forma significativa la percepción que tienen los seres humanos sobre su salud en general y sobre su salud mental en particular, según apuntan las conclusiones de un estudio liderado por investigadores del Centre de Recerca en Epidemiologia Ambiental (CREAL), de la alinaza ISGlobal. Los resultados de este trabajo se publican en el número de abril de 2015 de la revista especializada Environment International.

El objetivo general del estudio era evaluar la asociación entre los espacios verdes (parques, campos, etc.) y azules (playas, ríos, etc.) con la salud de las personas. También se quería investigar si esta asociación era distinta entre hombres y mujeres, en los diferentes niveles socioeconómicos y entre zonas urbanas y rurales. Además el estudio pretendía evaluar si la relación entre espacios naturales y salud podía explicarse por diferencias en la actividad física o el apoyo social.

Monfragüe

"Hay una evidencia cada vez mayor de los efectos beneficiosos en la salud de los entornos naturales. Sin embargo, la mayor parte de la evidencia se ha centrado en los espacios verdes y existe poca evidencia de los beneficios para la salud de los espacios azules. También se conoce poco sobre los factores que modifican esta asociación y los posibles mecanismos que pueden explicarla", comenta la investigadora Margarita Triguero-Mas, primera firmante del artículo científico.

 

Este estudio del proyecto europeo Phenotype proporciona evidencias de que los espacios verdes se asocian a una mejor percepción de la propia salud y a una mejor salud mental, independientemente del grado de urbanización, estado socioeconómico y género de las personas estudiadas.

"Además, nuestros resultados parecen indicar que estas asociaciones se explicarían por la reducción del estrés que nos proporcionan los espacios verdes y no por la actividad física o el apoyo social. También parecen indicar que los pequeños espacios verdes, como los árboles de las calles, son especialmente importantes", explica Mark Nieuwenhuijsen, investigador principal del proyecto.

Por otra parte, el estudio muestra que no se han encontrado resultados concluyentes sobre los posibles beneficios para la salud de los denominados espacios azules (ríos, playas), indica Nieuwenhuijsen.IMG_6548

Muestra de dos años en Catalunya

En el estudio se analizaron los datos de los adultos entrevistados entre 2010 y 2012 como parte de la Encuesta de Salud de Cataluña. Los datos recogidos incluían características sociodemográficas de los entrevistados, la percepción de su propia salud y distintos indicadores de salud mental (depresión, ansiedad, visitas al psicólogo/psiquiatra, medicación para problemas de salud mental, etc.), la actividad física y el apoyo social. Los indicadores de verdor del entorno y del acceso a entornos naturales se obtuvieron a partir de las direcciones residenciales de los participantes.

Estos nuevos hallazgos, junto con la evidencia de los estudios anteriores, refuerzan la importancia de los espacios verdes para proveernos de pueblos y ciudades más saludables. “Sin embargo, las investigaciones futuras se deberían centrar en los mecanismos que explican las asociaciones entre los entornos naturales y la salud, especialmente la salud mental.

Se necesitaría más trabajo en esta área, por un lado recogiendo datos de las mismas personas durante tiempos más largos, y por otro lado definiendo mejor la cantidad y calidad de espacios verdes y azules necesaria para proporcionar beneficios en nuestra salud”, concluye Nieuwenhuijsen"

Referencia bibliográfica:

M. Triguero-Mas, P. Dadvand , M. Cirach, D. Martínez, A. Medina, A. Mompart, X. Basagaña, R. Gražulevi?ien?, M. J. Nieuwenhuijsen. Natural outdoor environments and mental and physical health: relationships and mechanisms. Environment International. Volume 77, April 2015, Pages 35–41