El Gobierno aprueba el Proyecto de Ley de Calidad de la Arquitectura para garantizarla como bien de interés general

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), ha aprobado el Proyecto de Ley de Calidad de la Arquitectura para su posterior remisión a las Cortes Generales, iniciándose así su tramitación parlamentaria. El futuro texto es una de las reformas recogidas en el Plan de Recuperación.

Se trata de la primera Ley estatal que nace con el objetivo de garantizar la calidad de la arquitectura como bien de interés general, teniendo como principales metas promover vínculos que fomenten el acercamiento de la arquitectura a la sociedad. La futura normativa también busca dar respuesta a la mayor concienciación por cuestiones sociales, medioambientales y de revalorización del patrimonio arquitectónico, proceso que se ha acelerado con la pandemia que hemos vivido y en la que aún estamos inmersos.

La Ley incluye medidas específicas para impulsar desde los poderes públicos la difusión nacional e internacional de la Arquitectura, el apoyo a las empresas y a los profesionales españoles, el establecimiento de incentivos y premios que reconozcan la calidad, el impulso de la investigación y la innovación y, por supuesto, la protección de los valores del patrimonio construido. Además, incluye el fomento de la rehabilitación, regeneración y renovación urbanas sostenibles.

Casa de la Arquitectura y Consejo de Calidad de la Arquitectura

La ley incluye la creación de dos órganos fundamentales para orientar la actuación y potenciar el papel ejemplarizante de los poderes públicos hacia esa necesaria calidad: la Casa de la Arquitectura y el Consejo de Calidad de la Arquitectura.

El primero de ellos busca, entre otros fines, acercar los valores de la arquitectura a la sociedad, convirtiéndose en un referente nacional e internacional para la divulgación de la disciplina e impulsarla como una herramienta de diplomacia cultural.

Por su parte, el Consejo de Calidad de la Arquitectura se constituirá como una plataforma de intercambio de conocimiento y de participación, así como de consulta y asesoramiento en las materias relacionadas con los contenidos de esta Ley, como promover la adopción de normas o medidas de carácter general para la mejora de la calidad de la Arquitectura, o modificar las ya existentes, así como elaborar y difundir modelos de pliegos y otros documentos de carácter orientativo.

Marco normativo

La redacción de la Ley de Calidad de la Arquitectura se ha enmarcado en un contexto muy propicio en consonancia con importantes iniciativas europeas, como la New European Bauhaus, la Renovation Wave y la Declaración de Davos.

Además, la Ley se alinea con la Agenda Urbana Española, la Agenda 2030 y con las Agendas Urbanas internacionales, con su triple demanda de una mayor sostenibilidad social, económica y medioambiental.

Se trata, por tanto, de un instrumento legislativo que refuerza el papel ejemplarizante de la Administración pública, potenciando la planificación de la rehabilitación del parque público edificado. En esta misma línea, el anteproyecto de Ley recoge una serie de modificaciones a la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Públicos, encaminadas a mejorar la calidad de la arquitectura promovida por la Administración.

Fondos Next Generation

La Ley de Calidad de la Arquitectura se configura como un instrumento legislativo necesario para consolidar un nuevo modelo de transición económica, energética, y ecológica, que promueva una mayor inclusión y cohesión social, impulsado por los Fondos Next Generation.

La Ley se incluye como la reforma 4 del componente 2 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), aprobado por el Gobierno de España para hacer frente a la crisis provocada por la COVID-19, que se centra en el impulso de las actuaciones de rehabilitación y mejora del parque edificatorio, tanto en ámbitos urbanos como rurales.

Además, se enmarca entre las iniciativas legislativas europeas de fomento de la eficiencia energética, las energías renovables y la lucha contra la pobreza energética y promoverá la aplicación del principio “primero, la eficiencia energética”, de acuerdo con la Recomendación (UE) 2021/1749 de la Comisión de 28 de septiembre 2021.

Una Ley que nace de un proceso de participación pública

En su elaboración, esta futura Ley ha sido objeto de una amplia participación pública, ya que, además, de la consulta pública previa que tuvo lugar en el mes de julio de 2020, se celebró un proceso participativo multidisciplinar estructurado en seis mesas de debate, que pudo ser seguido de forma telemática y en abierto, teniendo una gran repercusión en redes, incluso a nivel internacional.

Los debates pueden seguir viéndose en la página web creada al afecto, (https://peca.mitma.es/ ).

También se celebraron mesas de debate con los principales sectores afectados, sector académico y social, Administraciones territoriales, profesionales y Colegios.

Aunque la Ley nazca para dar respuesta a un momento excepcional, lo hace también con el propósito de establecer un marco global perdurable en el tiempo, dinámico y con capacidad de adaptación a nuevos desafíos y objetivos. De hecho, incluye entre sus objetivos la elaboración de una Estrategia Nacional de Arquitectura, como herramienta de gobernanza que sirva para implementarla.

Tecnalia trabaja en la Ciudad del Futuro, con la sostenibilidad como gran desafío

TECNALIA es una referencia en el sector de la Construcción Sostenible, empleando la tecnología y trabajando para su aplicación tanto en las instituciones públicas, en relación a la mejora del hábitat urbano para modernizar e incrementar la eficiencia en la prestación de los servicios públicos de las ciudades, como en las empresas industriales y de servicios en relación a la mejora de sus procesos y productos para conseguir un incremento de la facturación y del empleo. Para conseguirlo, plantea iniciativas y ejecuta, junto con sus clientes y socios, diferentes proyectos de I+D+i de muy distinta índole y diversos ámbitos que se desarrollan a lo largo de esta entrevista. 

CONSTRUIBLE: Tecnalia aporta soluciones innovadoras y eficientes a los retos actuales del sector de la construcción, la edificación y las infraestructuras, posicionándose como referente en esta materia. Para ello, ¿cuáles son las áreas concretas de I+D en las que trabaja y por qué?

J. Enrique Vadillo: Las líneas de trabajo prioritarias tienen que ver con la conceptualización de la Ciudad del Futuro. Estas áreas concretas son los Nano y Bio materiales ecoeficientes para conseguir materiales con nuevas prestaciones, funcionalidades añadidas y que cada vez sean más amigables con el entorno urbano construido; la Construcción Virtual e Industrializada con foco en las tecnologías de la información y la comunicación por el impacto que tendrán en los procesos de construcción y en su progresiva digitalización y smartización; los Edificios y Ciudades Sostenibles con especial incidencia en la tercera edad; la ciudad para todos y la movilidad sostenible; la Rehabilitación y Regeneración Urbana para definir criterios socio-económicos de futuro para el desarrollo de distritos urbanos; y las Infraestructuras Inteligentes y Resilientes.

J.Enrique Vadillo, Director de Mercado y Marketing de Tecnalia.

CONSTRUIBLE: Dentro del objetivo de impulsar la necesaria transformación del sector de la construcción, os ocupáis de identificar y desarrollar nuevas oportunidades de negocio y convertirlas en ventajas competitivas para vuestros  clientes mediante el desarrollo de activos tecnológicos. ¿A qué segmentos del mercado os enfocáis principalmente? ¿Qué ventajas destacarías de la apuesta de una empresa por la Construcción Sostenible?

J. Enrique Vadillo: En estos momentos tenemos 20 iniciativas en curso en el ámbito de activos tecnológicos y de las áreas mencionadas anteriormente; 9 de ellas en fase de ideación, 7 en fase de desarrollo y 3 en fase de comercialización, que van enfocadas mayoritariamente a los segmentos del Cemento, Hormigón, Mortero, Gestión de Residuos de Construcción y Demolición, Plásticos y Recubrimientos, Industria Química y Petroquímica, Envolvente Arquitectónica, Estructura modular de Acero/Hormigón/Madera, Equipamiento y sistemas para edificios y ciudades, Infraestructuras inteligentes, Infraestructuras resilientes, Rehabilitación de Edificios, Patrimonio Cultural y Regeneración Urbana de Ciudades.

En relación a las ventajas de una empresa que apuesta por la Construcción Sostenible, la más importante es que creará una imagen de empresa moderna, del siglo XXI, que piensa en las generaciones futuras a través de la I+D+i, que desarrolla para conseguir productos que no disminuyen el potencial de recursos naturales y del medio ambiente, y que hacen que el entorno construido sea menos contaminante. Otra ventaja inherente a esta apuesta será el incremento del valor de sus productos y servicios en el mercado, y por tanto, una mejora de su competitividad a través de la innovación; un hecho que le permitirá diferenciarse o diversificarse. Producir y construir de forma equilibrada y sostenible desde la óptica del triple balance social, económico y ambiental le generará retornos en forma de ahorros en consumo, revalorización del producto y una mayor productividad.

CONSTRUIBLE: Trabajáis también en el desarrollo materiales innovadores y sostenibles, y en la mejora de procesos y sistemas para la industrialización en la construcción. ¿Qué aportan estas dos cuestiones a las empresas del sector?

J. Enrique Vadillo: Utilizamos la nanotecnología aplicada y el uso de biomateriales de origen natural para aportar a las empresas fabricantes de materiales de construcción procesos alternativos de fabricación de cemento y nano adiciones, materiales base cemento multifuncionales, formulaciones de hormigón más competitivas y módulos de simulación computacional de procesos de hidratación de cemento, reducción de costes mediante aprovechamiento de subproductos, diferenciación de producto mediante mejora del comportamiento medioambiental y de prestaciones, etc.

Aportamos capacidad de catalizar la aceptación de nuevas fuentes de materia prima en construcción y de dotar de certidumbre la comercialización de materia prima alternativa; así como dotar de mayor valor a recursos materiales embebidos en residuos y productos para conseguir el máximo aprovechamiento y valor de los recursos materiales para usarlos como materia prima en materiales de construcción (áridos, cemento, morteros, hormigones, yeso, cales, composites).

Además, introducimos las TICs y temas como la simulación numérica, combinación de sistemas GIS, BIM, etc., para poder incidir en el proceso constructivo desde el propio diseño, la producción de los diferentes elementos y componentes, y en el registro de propiedades para aportar a las empresas 'digitalización' y 'smartización'. Así, podemos conseguir una intensiva industrialización que incida en el desarrollo mismo de los productos, con nuevos sistemas de producción (impresoras 3D) que lleven a nuevos diseños de  envolventes activo adaptativas que servirán de base a los conceptos de arquitectura bioclimática.

Puente de Tecnalia.

Como resultado de nuestro proceso de innovación y trabajo podemos aportar a las empresas diseño de procesos de construcción optimizados; sistemas estructurales robustos y resilientes de edificación con prefabricados de hormigón, madera y acero; sistemas constructivos basados en nuevos materiales, procesos y/o recursos locales, y metodologías para el diseño del confort acústico.

CONSTRUIBLE: ¿Qué estado de desarrollo tiene la Construcción Sostenible en España y cómo podría mejorarse?

J. Enrique Vadillo: Viendo las tendencias de los últimos 15-20 años no resulta fácil cambiar los procesos y sistemas constructivos ni la forma de mantener y conservar edificios e infraestructuras. No obstante, hoy observamos que el Estado y muchas comunidades autónomas apuestan claramente por la Rehabilitación y Construcción Sostenible como palancas de competitividad, especialización, generación de empleo y mejora de la eficiencia en la edificación.

El estado actual de la construcción sostenible podría mejorarse con un conjunto de medidas e incentivos como por ejemplo incorporar en las adjudicaciones públicas requerimientos de compra pública innovadora, crear un tejido productivo real especializado en construcción sostenible, impulsar el uso de fuentes renovables, agilizar los trámites administrativos, favorecer transparencia versus especulación y planificación versus improvisación, atender las necesidades de vivienda y energía de los colectivos más vulnerables, crear clúster de construcción sostenible, formar-cualificar-acreditar a los trabajadores de la construcción en actividades especializadas en la rehabilitación y la rehabilitación energética, y desarrollo de un marco normativo que garantice el óptimo funcionamiento del sector.

CONSTRUIBLE: La edificación sostenible se está convirtiendo en uno de los grandes retos del sector sobre a raíz de la Directiva Europea 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de edificios y el concepto de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo. En este sentido, ¿en qué estrategias o proyectos participa Tecnalia?

J. Enrique Vadillo: Tecnalia lleva años apostando por la eficiencia energética en la edificación y por el concepto de edificios de Energía Casi Nula, lo que le aporta una amplia experiencia en esta área de conocimiento. En esta materia somos un agente clave del sistema europeo de I+D+i y una de las entidades líder en la Unión Europea (UE) en lo que a coordinación de proyectos colaborativos en el VII Programa Marco de la UE se refiere. Actualmente participamos en 64 proyectos H2020 coordinando 11 de ellos, de los cuales 6 son relativos a la eficiencia energética en edificios.

Tecnalia es miembro del Steering Committee de la E2BA-EI y del Steering Board del ECTP, representante español en la ECBCS (Energy Conservation in Buildings and Community Systems), y miembro de la Smart Cities Stakeholder Platform dentro del Smart Cities and Communities European Innovation Partnership (EIP-SCC).

Damos soporte a las administraciones en la definición y desarrollo de estrategias de rehabilitación energética de edificios y barrios, y participamos en numerosos proyectos europeos centrados en la mejora de soluciones eficientes energéticamente para edificios (COST-EFFECTIVE, SUSREF, MEEFS y AEROCOINS), en proyectos demostración sobre rehabilitación de edificios (DEMOHOUSE, A2PBEER), en proyectos que contemplan la evaluación de la sostenibilidad de edificios, (SUPERBUILDINGS) y la rehabilitación energética a escala de distrito, liderando los proyectos EFFESUS, centrado en patrimonio cultural, FASUDIR, centrado en herramientas de soporte de decisión para rehabilitación energética y proyecto ZenN, centrado en edificación residencial.

Cnetor Kubik de Tecnalia.

Por otro lado, Tecnalia dispone también del edificio experimental 'Kubik' que permite a las diferentes empresas e instituciones probar a escala real el rendimiento y viabilidad de soluciones tecnológicas innovadoras para la rehabilitación y gestión energética de edificios e instalaciones.

CONSTRUIBLE: Habláis de que invertís en la Ciudad de Futuro, con más confort, menos emisiones de CO2, menos ruidos y, en definitiva, con mejor calidad de vida para sus ciudadanos, todo ello con innovación en regeneración urbana y la mejora del hábitat de las ciudades como las grandes apuestas de la compañía. Pero en la práctica, ¿cómo contribuye Tecnalia a estos objetivos?

J. Enrique Vadillo: Desde Tecnalia entendemos que la sostenibilidad es un gran desafío en el mundo de la ciudad, pero también en el de sus componentes más básicos, los edificios y las infraestructuras. Por eso invertimos tecnológicamente en conceptos de arquitectura bioclimática, edificios 'cero energía', o incluso de balance energético positivo, porque van a ser un componente esencial del futuro de nuestros edificios y ciudades.

También innovamos por su gran relevancia en un futuro cercano en torno al concepto de accesibilidad, y no perdemos de vista que en gran medida nuestro entorno está ya construido y por tanto, innovamos en el concepto de Regeneración Urbana. Un concepto que entendemos clave a la hora de evitar la formación de guetos y de dar soporte a una economía basada en el conocimiento que se desarrollará en distritos de innovación urbanos 'Live-Work-Place'.

De forma paralela, el parque edificado habrá de ser objeto de una rehabilitación integral, que contemple desde cambios de uso, pasando por eficiencia energética, la accesibilidad, hasta desarrollar unas capacidades de adaptabilidad a la evolución natural de las personas que en ellos viven o van a desarrollar sus actividades profesionales.

Trabajamos desarrollando tecnología en un área de especial interés como es la puesta en valor del Patrimonio Histórico e Industrial, por su impacto en la cohesión social e identidad de las comunidades, así como por su atractivo económico, en muchos casos ligados al turismo.

CONSTRUIBLE: Las infraestructuras son también elementos esenciales para la actividad humana al igual que los edificios y las ciudades. ¿Cuáles serán las claves de las infraestructuras del siglo XXI?

J. Enrique Vadillo: Las infraestructuras se enfrentan a un envejecimiento progresivo y a una necesidad de renovación que les permita seguir prestando la función para la que fueron concebidas o para adaptarse  a un aumento de las condiciones de seguridad o incrementos de demanda de carga de tráfico.

Investigamos sobre los efectos del cambio climático o las acciones extraordinarias, de origen humano o natural, que exigirán innovación para dotarlas de aumento de las capacidades de resiliencia frente a estos nuevos efectos. También analizamos como superponer una sensórica avanzada a unos algoritmos de cálculo estructural junto con enlaces a centros de monitorización para que las infraestructuras sean lo más inteligentes posible.

CONSTRUIBLE: Finalmente, ¿Qué le recomendarías a una empresa del sector de la construcción que quiera ser más 'sostenible'? ¿Por dónde empezar?

J. Enrique Vadillo: Lo primero que le recomendaría a una empresa es que cambie la propia cultura que tiene sobre la aplicación de criterios o principios de sostenibilidad. Y si no los tiene, habría que conducirlos hacia una conservación y utilización de los recursos naturales disponibles, una maximización en la reutilización de los recursos, una gestión del ciclo de vida, así como a reducciones de la energía utilizada. Una empresa sostenible, es decir, una empresa de futuro, deberá tener un especial respeto y compromiso con el Medio Ambiente y realizar un uso sostenible de la energía.

Esta empresa sostenible en su aproximación al mercado tendrá que considerar la regeneración urbana e intentar favorecer la reutilización del parque de viviendas existente, y con ello, la mejora de su eficiencia energética y medioambiental. Esta empresa deberá de hacer especial hincapié y considerar posibles aspectos como son el planeamiento urbano, la reducción de las demandas derivadas del transporte, el ahorro de agua, el ahorro energético, el tratamiento de los desechos, de forma especial los materiales de construcción, la mejora del clima interior de los edificios, el desarrollo de la implicación local en los procesos de planeamiento y gestión de la vivienda, el mantenimiento y más rehabilitación de las viviendas existentes, la utilización de nuevos materiales constructivos bajo el concepto de Sostenibilidad, la libertad de circulación de los materiales y la smartización y digitalización.

Le propondría a esta empresa que haga una primera jornada de trabajo orientada a encontrar oportunidades que explorar. En esta jornada debería de identificar un conjunto de tecnologías relacionadas con alguno o varios de los principios y aspectos antes mencionados, para luego identificar posibles oportunidades y productos relacionados con estos principios y aspectos. Por último, se interrelacionarían las tecnologías, oportunidades y productos identificados, y se seleccionarían una o alguna de estas interrelaciones para posteriormente analizar su viabilidad y la capacidad de alcanzar la oportunidad.

Fuente: Construible

Investigan la influencia de los edificios sobre la salud

saludedificioLa mayoría de las personas pasan alrededor del 90% de su tiempo en espacios cerrados, en su propia vivienda y en lugares de trabajo, estudio y ocio. Por eso, las condiciones interiores de los edificios son determinantes para la salud, por ejemplo, la temperatura, la humedad, los ruidos, la calidad del aire interior o los materiales de construcción.

El equipo del Laboratorio de Salud en la Edificación (Laboratório de Saúde na Edificação, LABSED) de la Universidad de Beira Interior, en Portugal, investiga todos estos aspectos para conseguir un ambiente más saludable. "Las nuevas formas de construir y preocupaciones como la eficiencia térmica han tenido como consecuencia una mayor impermeabilización de los edificios, y la escasa renovación del aire interior representa un riesgo para la salud porque se acumulan elementos nocivos", pone como ejemplo João Lanzinha, coordinador del LABSED, en declaraciones a DiCYT.

Unidos a esa falta de ventilación, los materiales sintéticos de los revestimientos de suelo, el papel de las paredes, las pinturas y los materiales que se emplean para aislar y suelen contener una fuerte presencia de derivados del petróleo pueden contribuir a la prevalencia de algunas enfermedades, según los expertos. Además, la incomodidad térmica o el ruido son otros factores de riesgo importantes, especialmente para ciertos grupos de edad, como los niños y los ancianos.

Todo ello hace que el estudio del ambiente interior tenga un interés creciente. Al margen de las propias características de cada edificio, los factores que determinan su influencia en la salud de las personas son su relación con el medio ambiente exterior y la forma en que se utilizan los espacios habitables, que depende en buena medida del comportamiento de sus ocupantes.

Para analizar estos factores, el equipo de LABSED realiza investigaciones y presta servicios especializados, tanto en laboratorio como in situ, con el fin de evaluar riesgos potenciales para la salud y la seguridad de los ocupantes de los edificios en uso. Los expertos asesoran para mitigar los riesgos detectados y proponer rehabilitaciones eficientes.

Las normas que rigen la construcción se han ido modificando a lo largo de los años como respuesta a nuevos problemas y también gracias a la evolución de la investigación y de los conocimientos científicos. De la preocupación por una seguridad estructural mínima de las viviendas se pasó a tratar de asegurar las condiciones de comodidad de las casas, lo que ha dado lugar a las certificaciones de calidad térmica, acústica y del aire, pero "con certeza, en el futuro vamos a ver una legislación específica que apueste por preservar la salud de los usuarios de los edificios", vaticina João Lanzinha.

En la actualidad, el equipo del laboratorio está iniciando su colaboración en un proyecto de investigación denominado 6.60.6, cuyo objetivo es realizar diversas mediciones en seis viviendas correspondientes a seis periodos de construcción diferentes (las décadas de 1960, 1970, 1980, 1990, 2000 y 2010) durante 60 días. Los científicos tienen previsto analizar elementos como metales, hongos y bacterias recogidos en bolsas de aspiradoras, además de la temperatura, la humedad relativa, los compuestos orgánicos volátiles y la composición del aire. De esta manera, podrán evaluar y comparar los riesgos para la salud que puede representar cada caso.

Por otra parte, los investigadores de la Universidad de Beira Interior analizan actualmente las condiciones de confort de residencias de ancianos y de guarderías. Otro estudio de ingeniería civil pretende establecer una metodología para la evaluación del riesgo para salud de los ocupantes de viviendas. Entre los objetivos del LABSED también está su colaboración en la puesta en marcha de un amplio consorcio internacional, aún en proceso de evaluación, para investigar "el hábitat del ser humano moderno, el ambiente interior", en el que tienen prevista su participación otros especialistas portugueses, de la UBI, Oporto y Aveiro, además de Japón y Estados Unidos.

Asimismo, el laboratorio que coordina João Lanzinha dispone de avanzados equipos de medición acústica que le permiten explorar otras líneas de investigación al margen de las cuestiones directamente relacionadas con la salud. Una de ellas es el comportamiento acústico de las iglesias, que se ha estudiado recientemente en el Convento de São Bento de Cástris, en Évora, con el objetivo de definir una metodología para este tipo de estudios y obtener conclusiones sobre la organización espacial y constructiva de interiores y su comportamiento acústico.
Fuente: Madridmasd

Entran en vigor las ayudas del Ministerio de Industria para proyectos de ahorro y eficiencia energética

eficienciaenergéticaTras la publicación de las resoluciones en el BOE, con fecha de 5 de mayo, han entrado en vigor los programas puestos en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), para llevar a cabo en 2015 cuatro líneas de actuación en proyectos de ahorro y eficiencia energética: rehabilitación energética de edificios, transporte, PYME y gran empresa del sector industrial y alumbrado exterior municipal.

Estas líneas de actuación, dotadas con un presupuesto de 168 millones de euros, se concretan en diferentes programas de ayudas que han sido aprobados por el Consejo de Administración del IDAE, organismo que gestionará las ayudas directas y de apoyo a la financiación que se han articulado.

Los programas están dotados con presupuestos provenientes del Fondo Nacional de Eficiencia Energética y de los Presupuestos Generales del Estado 2015, pudiendo ser cofinanciados con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020.

Los programas financiados con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética permitirán generar ahorros equivalentes a 131 ktep/año (1.523 GWh/año), lo que supone un ahorro equivalente al consumo anual de más de 150.000 familias.

Estos programas de ayudas directas y de apoyo a la financiación de proyectos de ahorro y eficiencia energética se inscriben en el marco del Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2014-2020 y permitirán a España cumplir con los objetivos de ahorro que se derivan de la Directiva 2012/27/UE (*), a la vez que supondrán un importante estímulo para las inversiones y el empleo.

(*) Esta Directiva obliga a los Estados miembros a alcanzar un objetivo de ahorro de energía acumulado antes del 31 de diciembre de 2020 que, en el caso de España, se ha calculado en 571 ktep/año.

Líneas de actuación en proyectos de ahorro y eficiencia energética

Rehabilitación Energética de Edificios (Programa PAREER-CRECE).

Modificación del actual Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios Existentes (Programa PAREER) para aumentar su presupuesto y ampliar el alcance del mismo a todos los edificios, cualquiera que sea su uso, de manera que se convierta en un motor de nuevas actuaciones integrales de mejora de la eficiencia energética mediante reformas de la envolvente térmica y de las instalaciones consumidoras de energía, así como por el uso de tecnologías renovables térmicas.

El presupuesto correspondiente a la ampliación es de 75 millones de euros procedentes de los Presupuestos Generales del Estado de 2015 (Plan CRECE), que se sumarán a los fondos iniciales del Programa PAREER, que contaba con 125 millones de euros.

De manera adicional, el nuevo programa de ayudas para la rehabilitación energética de edificios (PAREER-CRECE) permitirá generar nuevos ahorros que se sumarán a los anteriores, con un importante efecto de arrastre sobre todos los sectores de la economía española.

Transporte

Programa de ayudas (entrega dineraria sin contraprestación) dirigido a las empresas para actuaciones de cambio modal y uso más eficiente de los medios de transporte, en el que resultarán elegibles la implantación de planes de transporte al trabajo en empresas, la mejora de la gestión de flotas de mercancías y pasajeros y la impartición de cursos de conducción eficiente para vehículos industriales y comerciales, con un presupuesto de 8 millones de euros.

PYME y Gran Empresa del sector industrial.

Programa de ayudas (entrega dineraria sin contraprestación) para facilitar la adopción de medidas de ahorro energético en las PYME y grandes empresas del sector industrial, en el que resultarán elegibles tod

alumbrado

as aquellas actuaciones que conduzcan a una mejora de la eficiencia energética mediante la sustitución de tecnologías y procesos y la implantación de sistemas de gestión energética, con un presupuesto de 49 millones de euros.

Alumbrado exterior municipal

Programa de financiación en la modalidad de préstamo retornable sin interés, para facilitar a los municipios la renovación del alumbrado exterior, con un presupuesto de 36 millones de euros.

Fuente: Ecoiuris

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad